5 claves para tu boda sea ibicenca

Son las bodas más solicitadas en la temporada de verano y es que mentalmente no estamos capacitados para soportar tanto calor con ropas pesadas ni vestidos pomposos. También la moda nos marca que cuanto más sencillo seamos mejor y que lo mejor es que estaremos cómodos. ¿Quién no ha pensado más de una vez que una boda es ir disfrazado de forma incómoda y antinatural?

Moda ibicenca o adlib

Es un modo de vestir típico de Ibiza, es por esto que se le conoce a la moda adlib como moda ibicenca, donde su promueve el estilo libre, ante todo. Promovida por la princesa Smilja Mihailovitch en los 70 y que se define como la composición de los ropajes territoriales y la cualidad tradicional de vestir en las islas de Mallorca con la estética hippy con el color blanco como elemento distintivo.
Asimismo, debe componerse de tejidos livianos y naturales con rematado artesanal, resaltando encajes, volantes, calados y un trabajo que den a las prendas un aspecto natural y divino. Sin embargo, lo único que ha prevalecido en la cultura social es que el estilo o las bodas ibicencas solo tienen que ser de color blanco.
Pero es que desde que fue creada en 1971 inspirándose en la moda hippie que había en las islas de Pitiusas del archipiélago balear, donde la tradición es que cada uno pueda vestir como quiera, y es que en sus orígenes no solo había blanco, sino que todo era muy colorido. La gente daba primordial importancia a la comodidad y, para las mujeres, esto era un paso al frente ya que siempre han tenido que ir vestidas en una boda de forma incómoda y marcadas por la tradición.

Es por esto que la moda apostó por el estilo ibicenco, creándose incluso pasarelas con este nombre en Mallorca, donde grandes empresas invierten mucho y supone un respiro económico importante.
Y es que este estilo por primera vez marca que el tejido sea muy ligero, los entendidos dicen que debe ser el algodón natural, ya que no les gusta lo sintético ni lo artificial. Las marcas no deben aparecer en sus distintivos, donde los vestidos y camisas son sueltas y holgadas, para dar esa sensación más de libertad de quien lo lleva puesto, con pocos accesorios o ninguno, ya que no se quiere abusar de los complementos, siendo lo único permitido los abalorios típicos de la zona. Todo tiene que cuidar el detalle del minimalismo, incluido los pies, que irán sueltos o en sandalias planas.
Lo bueno de este estilo en las bodas es que puedes ir cómodo todo el tiempo y que sirve tanto para el día como para la noche, en el que puedes añadir algún elemento más para salvaguardarnos de la humedad y del frío nocturno, pero sin romper con el estilo que hemos querido marcar.

También tiene mucha importancia el lugar donde se celebre la boda ibicenca, siendo el lugar favorito la playa como elemento más natural para adaptarse a este estilo. Otros prefieren el interior, pero siempre salvaguardando que la naturaleza sea un elemento más en la boda y que, si es posible, que el agua esté próximo al lugar ya que indica pureza. Y quien sabe, si poderos dar un chapuzón después del banquete.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *